A sus 26 años, el Programa de Administración de Empresas de la UDLA afronta los mayores retos

136

Un llamado a la comunidad universitaria, en especial a los jóvenes estudiantes, para impulsar la creación y el desarrollo de empresas sostenibles financiera y ambientalmente, hizo el rector Gerardo Castrillón Artunduaga en el acto de celebración de los 26 años del Programa de Administración de Empresas de la Universidad de la Amazonia, realizado en el Auditorio Ángel Cuniberti. Perseverar en el propósito de alcanzar la acreditación de alta calidad del programa, en la perspectiva de la acreditación institucional, fue el mensaje adicional del que hicieron eco a su manera los conferencistas invitados, quienes destacaron la importancia de los administradores en la transformación del Caquetá y toda la región.

El evento contó con el acompañamiento del decano de la Facultad de Ciencias Contables, Económicas y Administrativas, José Gabriel Castañeda; el coordinador del programa de Administración de Empresas, Javier Lara; el vicerrector académico, Alcides Villamizar, profesores, empresarios y estudiantes, quienes atendieron con singular interés las exposiciones de Gisele Eugenia Becerra Plaza, directora ejecutiva de la Asociación Colombiana de Facultades de Administración (Ascolfa); el joven emprendedor Andrés Felipe Perdomo y Pablo Emilio Vanegas Basto, consultor del Banco Interamericano de Desarrollo en proyectos de fortalecimiento empresarial y CEO del Primer Gimnasio Empresarial en América Latina.

En 1993, destacó el rector Castrillón, apenas comenzaba a desarrollarse la Constitución de 1991 y fue en ese entramado que nació Administración de Empresas, programa que jugó un papel mayúsculo en el Caquetá de aquellos años; “nos tocó empezar todo ese proceso de modernización del Estado, que no existía antes de la Constitución de 1991 y se convirtió en un reto para el programa en temas diversos como la planificación estratégica y el control. En ese sentido, creo que el programa no ha sido inferior a sus responsabilidades”, manifestó relacionando de igual forma su paso por la Cámara de Comercio de Florencia, cuando evidenció como presidente ejecutivo el crecimiento de las empresas en el departamento, su traslado de la informalidad a la formalización; “eso contribuyó enormemente al desarrollo del departamento”.

Recordó conmovido a profesores que, como él, aportaron al programa en los primeros años; “la gran mayoría pasaron por la coordinación, entre ellos Alcides Villamizar, Norma Beltrán, Párcival Peña y Reinel Cotacio, que se convirtió en uno de los profesores insignes del programa, porque siempre fue un profesor de avanzada en torno a todas las teorías de las organizaciones modernas, hizo un enorme aporte”, destacó.

De hecho, uno de los momentos más excelsos de la noche fue la lectura de la trayectoria laboral de Reinel Cotacio, por parte de la estudiante Yuri Andrea Castañeda Romero, quien además hizo énfasis en su condición de fundador del programa. Sentidos mensajes de afecto elevaron aún más el grato recuerdo del desaparecido personaje, quien falleció en el año 2017. Entre el público, sus hijos Paula y Camilo agradecieron el noble gesto.

El Programa Administración de Empresas se distingue a partir de esta celebración con el eslogan “Comprometido con el desarrollo de la Región Amazónica y del país”, idea que el rector Gerardo Castrillón aplaudió: “eso es lo que pedimos hoy a toda la comunidad académica, tenemos una visión-misión donde se destaca el papel importante que tiene que cumplir la universidad en el desarrollo de la Amazonia y en la construcción de esa política de desarrollo humano sostenible”.

Sacó a relucir, además, conceptos como gerencia verde,  gerencia, social, gerentes comprometidos en la defensa y protección del ambiente, para advertir que las cifras de deforestación del departamento son alarmantes; “el 70% de la deforestación se concentra aquí en el Caquetá; debemos tener la respuesta nosotros como universidad, como gerentes, como administradores de empresas”, se lamentó indicando que es un deber inaplazable mitigar ese impacto que incide en el cambio climático, “el mayor flagelo que se cierne sobre la humanidad”.

Acogió de igual forma los ejes temáticos del Plan Nacional de Desarrollo (equidad, legalidad y emprendimiento), para recordar que estos son base fundamental en la cotidianidad de los administradores de empresas cuyo protagonismo en el progreso de las regiones se incrementa con el paso de los años.

Por lo anterior, la directora ejecutiva de Ascolfa, Gisele Eugenia Becerra Plaza, quien habló sobre los retos que se presentan en esta profesión ante la cuarta revolución industrial o la transformación digital, no dudó en anotar que el reto más grande de los administradores es la transformación de la región y el país. “Como dijo el rector, necesitamos un pensamiento analítico e innovación, un aprendizaje activo y estrategias; creatividad, originalidad e iniciativa, pensamiento crítico y analítico, resolución de problemas complejos, liderazgo e influencia social, manejar nuestra inteligencia, racionamiento y resolución de problemas e ideación y un análisis y evaluación del ecosistema”. Esas habilidades van a permitir hacer la transformación, reiteró.

Planteó que empleo y fuerza de trabajo van de la mano del aseguramiento de las herramientas de calidad, de todos los procesos de innovación y transformación, lo cual obliga a manejar cuatro competencias: Creatividad, entendida como una buena disposición para asumir responsabilidades y desafíos; Resolución de Problemas, “cuando yo como líder tengo una habilidad que influye en la aplicación y manipulación de la información en la resolución de problemas, el líder es aquel que tiene trascendencia social, que impacta en ese proceso de transformación”; Liderazgo y Gestión de Personas, “tenemos que construir la verdad en conjunto, con acuerdos”, y Pensamiento Crítico, es decir, desarrollar la lógica y el racionamiento para identificar fortalezas y debilidades, además de propender por soluciones alternativas y conclusiones que resuelvan problemáticas regionales.

“No nos dé miedo. A los que nos da miedo nos volvemos dinosaurios; lo que no se regenera, degenera”, concluyó señalando a la región amazónica como la de mayor prospectiva en el contexto nacional.

No menos relevantes fueron los aportes de Pablo Emilio Vanegas Basto, quien dedicó su conferencia a promover la idea del atleta empresarial que está en cada ser humano y que se desarrolla a través de cinco competencias orientadoras: Amplitud perceptual, la capacidad de ver lo que otros no ven; Inteligencia social, es decir, establecer relaciones a largo plazo; Orientación al logro, crear ambientes para que las cosas sucedan; Creatividad e innovación, capacidad de pensar y encontrar soluciones a los problemas de forma diferente, y Pensamiento sistémico, algo así como ver el todo desde las partes.

“Toda persona que quiera ser emprendedor sostenible y sustentable debe entender que debe desarrollar sus capacidades con disciplina, esta nos da la base para entrenarnos todos los días”, anotó recomendando no trabajar solos, sino apoyarse en la institucionalidad. Creer en su tierra y quedarse en ella, donde está todo por hacer, fue su recomendación central a los estudiantes.

“Nos creímos el cuento de que nadie es profeta en su tierra y eso es mentira…”, expresó invitando a entrenar, no por una meta; “entrenen por los sueños; entre el sueño y la realidad está el reto y entre el reto y la acción está el miedo, luego hay que trabajar primero en romper el miedo. Si rompemos el miedo, rompemos fronteras; no tengan miedo a perder plata, no tengan miedo a equivocarse, no tengan miedo a que las cosas salgan mal, eso es parte del ejercicio; más bien procuren dar el siguiente paso…”.

Un paso que en cierto modo ejemplificó Andrés Felipe Perdomo, quien abordó el tema del capitalismo solidario, entendido como la capacidad de desarrollar, innovar e “inquietarse”, para proponer. En esos términos presentó su propio proyecto empresarial, una plataforma para que los estudiantes se “vendan en el mercado”; “ustedes pueden montar sus horarios de clase y van a tener a su disposición 40 empresas que los van a llamar según su disponibilidad de tiempo y el perfil; dejen de ser cazadores de empleos, es mejor ser cazados”, exclamó.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.