Arrancó Comisión de la Verdad. Privilegiar el valor del testimonio y la escucha para recuperar lo que se perdió en el conflicto: la Verdad

El grupo de once comisionados se presentó ante los colombianos este jueves un poco antes del medio día. Cada uno aportará al equipo de trabajo un saber y una experiencia, cuya suma arroja una representación confiable del país.

52

Unos pocos minutos después de las 11 de la mañana de este jueves 29, se produjo el primer encuentro con la Verdad, que da inicio a los tres años de mandato de la Comisión, un órgano temporal, de carácter extra-judicial, que se ha creado históricamente en procesos de transición de dictaduras a la democracia y de conflictos armados a la paz, para esclarecer patrones de violencia. No es un mecanismo para administrar justicia sino para contribuir a la verdad y reconocer los derechos de las víctimas.

El mandato oficial de tres años en el que la dignificación de las víctimas será el eje central de su trabajo; y los territorios, el escenario privilegiado para la construcción del informe final. Sus objetivos más importantes serán el esclarecimiento de los hechos, el reconocimiento de las víctimas, la promoción de la convivencia en los territorios y la aceptación voluntaria de responsabilidades individuales, colectivas y de la sociedad, principalmente en los escenarios más visibles del conflicto.

La Comisión considera la verdad como un derecho de los colombianos, y como un bien público necesario para que se profundice la democracia y el buen vivir de esta y las próximas generaciones, por lo que buscará una verdad histórica y humana.

Este primer encuentro con la Verdad se cumplió en el pabellón ocho de Corferías con ingreso apara el público que fue habilitado desde las 9 de la mañana y fue trasmitido por los canales públicos regionales y vía internet por la página de la Comisión.

El sacerdote Francisco de Roux aseguró que es un sentimiento generalizado de los miembros de la comisión el darle privilegio al valor del testimonio y la escucha. “El rigor, la independencia, la focalización y la consulta con los pueblos originales serán las características del trabajo de la comisión, observó De Roux durante su discurso de instalación. Y agregó: “caminaremos desde el dolor de las víctimas hasta el nuevo país porque el futuro se escribe sobre la Verdad, libre de mentiras, silencios y miedos”.

Integrantes de la Oficina de Paz de la Universidad de la Amazonia siguen atentos la transmisión del acto de instalación de la comisión de la Verdad

Enseguida intervinieron 14 personas, evidentemente representativas de las víctimas en distintos momentos del conflicto: Aida Quilcué, vocera de los pueblos indígenas quien principalmente se refirió a la resistencia como forma para sobrevivir; Luis Eduardo Betancourt, sobreviviente de la UP, contó cómo se salvò de varios atentados pero recordó que mientras él salía ileso, sus compañeros fueron asesinados; Darla Cristina Gonzáles, de la comunidad LGTBI; Edgar Bermúdez, expolicía, llegó hasta el micrófono ayudado por la presentadora Mabel Lara, por causa de sus limitaciones visuales derivadas de la guerra. También pidió perdón y se declaró dispuesto a luchar por la Verdad; Solany Loango, por la población Negra, dijo que su comunidad ha sido reiteradamente perseguida en Colombia y hace parte de los mayores damnificados por el conflicto; Miguel Antonio Ricardo Serna, dirigente campesino del sur de Bolívar y Magdalena, denunció que los miembros de la Agencia de Restitución de tierras están al servicio de las mafias que poseen las tierras que les fueron despojadas y reclamó una investigación urgente. “Nos han revictimizado porque esa burocaracia nos aleja de las posibilidades de recuperar nuestros predios”, dijo en tono vehemente; Carlos Eduardo Mora, militar, que fue engañado para cometer delitos institucionales contó su malestar y su dolor y pidió que mediante la Verdad se pida perdón por los actos irregulares; Pastora Mira, quien sorprendió con una sentencia: “No somos responsables de lo que pasó pero sí de lo que pueda pasar; el industrial Henry Eder, hijo del primer secuestrado en Colombia, Harold Eder, presidente de la compañía azucarera Manuelita. Recordó que por la época las FARC pusieron en marcha la estrategia de realizar secuestros de alta connotación para hacerse notar, en una época en que el secuestro era una cosa exótica. La estudiante Deisy Aparicio le arrancó aplausos a la concurrencia al mencionar las masivas movilizaciones que adelantan en busca de financiación adecuada para las universidades y en el tono propio de los líderes juveniles dijo: “tenemos que romper los muros que nos separan de las huellas… para que caminemos juntos”. El sacerdote Fabio Henao, reconocido luchador los los derechos humanos exhortó a los colombianos a sacar su capacidad de construir esperanza; el excombatiente de las FARC, Jaime Parra hizo una corta alusión a la disposición que tienen sus compañeros para mantenerse en el proceso de paz y Rodrigo Pérez, exmiembro de las Autodefensas, hizo un visible y conmovedor acto de contrición y de dolor por las víctimas causadas y se comprometió a luchar porque los actos de violencia no regresen nunca al país. sus palabras despertaron mucho interés entre la concurrencia que le retribuyó largos aplausos.

Finalmente, el Consejero para el posconflicto, Emilio Archila, presentó un saludo en nombre del Presidente Iván Duque y anunció que el gobierno respetará la independencia de la Comisión de la Verdad y también hará respetar sus decisiones.

La Comisión de la Verdad fue creada por el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera firmado en noviembre de 2016. Hace parte del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR), junto con la Jurisdicción Especial para la Paz y la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas.

Es una institución del Estado de rango constitucional, independiente del gobierno. No tiene facultades judiciales –es decir, no puede juzgar ni condenar a nadie– y no es la entidad encargada de la reparación a las víctimas.

De la Comisión hacen parte cinco mujeres y seis hombres entre ellos el sacerdote Francisco de Roux, quien la preside. Ellos son: Lucía González, Alejandra Miller, Ángela Salazar, Patricia Tobón, Marta Ruíz, Alejandro Valencia, Carlos Beristaín, Saúl Franco, Alfredo Molano y Carlos Ospina.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.