Caquetá supera barrera del idioma en cumbre mundial por al ambiente

223

Este jueves 2 de mayo de 2019 será recordado porque Florencia permaneció, como nunca antes en la historia, colmada de delegaciones de diversas culturas, donde la mayoría de caqueteños se vieron en calzas prietas para comunicarse con personas provenientes de Brasil, Indonesia, Costa de Marfil, Nigeria y Estados Unidos, quienes llegaron para participar en la Cumbre Internacional por el Clima y los Bosques junto con representantes de Ecuador, Perú, México y España. El auditorio de la Cámara de Comercio, lo mismo que su zona exterior, donde reposan llamativos pabellones, son el centro de atención que concentra, no solo las miradas, sino todos los sentidos en un ambiente de plena tranquilidad.

De manera un poco tímida, aunque también con aires de gracia, periodistas y demás interesados en intercambiar pareceres  con los extranjeros rompían el hielo apelando a frases cortas en inglés ‘caqueteñizado’: “¿Do you speak spanish?”, atinaban a decir algunos para recibir como respuesta: “No, I speak english”. Y es que, quiérase o no, dominar el inglés se hace cada día más necesario en el contexto regional; eso, sin contar el francés y el portugués, que también han estado a la orden del día en este contexto.

Por fortuna, con motivo de tan trascendental evento, hay un buen número de intérpretes que sirven de puente para acortar distancias, y con mayor razón en el recinto principal donde la traducción simultánea, con ayuda de audífonos para quienes lo requieran, simplifican  los aprietos.  De esta forma se exponen temas de primordial interés ante un público tan diverso como numeroso, entre gobernantes, funcionarios de entidades públicas y privadas, indígenas, campesinos, profesores… todos interesados en escuchar o decir algo que puede ser transformador, disruptivo, fundamental en un espacio que difícilmente se volverá a repetir.

Incluso el nombre original del encuentro fue modificado, para el entendimiento de quienes no hablan inglés; así, el “Governors’ Climate and Forest Task Force” (GCFTF), que se realiza  cada año y que en esta oportunidad cumple su undécima cita, se abrevió de tal forma que todos pudieran entender que se trata de un encuentro de gobernadores cuyo tema central es el clima y la preservación de los bosques, con el calentamiento global como el mayor problema por resolver.

En 2020 será en Brasil

Hasta el martes pasado, el gobernador Álvaro Pacheco fungió como presidente del evento, para ceder su lugar a Wilson Miranda Lima, de Brasil, quien tendrá entonces la responsabilidad de organizar lo pertinente con miras al próximo encuentro, en 2020, en esa nación. Como anfitrión, Pacheco Álvarez sigue atento a cada detalle sin perder oportunidad de mostrar al Caquetá como polo de intervención e inversión para reducir la deforestación. “En un año de deforestación se producen más gases de efecto invernadero, que lo producido por todos los camiones del mundo en el mismo periodo”, ha expresado una y otra vez con el fin de generar conciencia colectiva en defensa de la Amazonia.

En esa dirección es fundamental el trabajo articulado, dice el mandatario de los caqueteños e igual lo replican personajes como el alcalde de la capital caqueteña, Andrés Mauricio Perdomo; el director de Corpoamazonia, Luis Alexander Mejía Bustos; el presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Florencia, Juan Carlos Rojas Torres; el general Germán López Guerrero, comandante de la Sexta División del Ejército y, entre muchos otros, el rector de la Universidad de la Amazonia, Gerardo Castrillón Artunduaga cuya administración es un reflejo del compromiso por estos temas que ocupan casi a diario la agenda universitaria.

Oportunidad de intercambio

Karla Díaz, de la Asociación Ambiente y Sociedad, fue una de esas personas que facilitó el diálogo con invitados de habla inglesa, quienes insistieron ante los medios de comunicación en la necesidad de garantizar los derechos de los indígenas. Igual sirvió de interlocutora con invitados de Brasil, que resaltaron la participación de los gobiernos, en un intercambio de saberes, en función de que se respete la Amazonia

Para los nigerianos, la expectativa es grande frente a las acciones relacionadas con el cambio climático, no solo por parte de los países que hacen presencia en Caquetá, sino por los demás países tropicales ausentes. En ese país de África occidental tienen como acción primaria plantar millones de árboles; consideran que la Amazonia es muy importante por su biodiversidad y, entre otras ideas, defienden que los bosques queden en pie pues no los pueden concebir de otra forma.

A su turno, representantes de organizaciones de los Estados Unidos hicieron énfasis en la inclusión social como estrategia de desarrollo, en lo que hicieron especial mención del papel que cumple la academia, específicamente la Universidad de la Amazonia.

Otras manifestaciones

José Yunis, coordinador del Programa Visión Amazonia, llamó la atención de cómo la sociedad en su conjunto está preocupada por la deforestación. Por lo tanto, concluyó, habrá mayores iniciativas desde lo local, lo regional, lo nacional y mundial para salvar los bosques. “Importante pasar de un modelo extractivo a un modelo sostenible, subrayó.

Luz Nelly Patiño, gobernadora de cabildo urbano: “La participación que hemos tenido las comunidades indígenas debería haber sido mayor”, dijo inconforme porque “las comunidades indígenas somos las que estamos conservando todo lo que tiene que ver con negocios verdes”. Aclaró que no gustan de pelear, pero sí se ven obligados a reclamar sus derechos; “dentro de la agenda no hay un espacio donde las comunidades indígenas podamos expresar lo que sentimos dentro de nuestra madre tierra”, se quejó.

Juan Carlos Rojas Torres, presidente ejecutivo Cámara de Comercio de Florencia: “Este es un evento mundial, donde esperamos poder contribuir para que la deforestación sea abolida totalmente… Siempre hemos escuchado que somos la puerta de oro de la Amazonia, ¿qué hemos sacado con eso?, absolutamente nada; esperamos que con este evento mundial podamos nosotros decirle al mundo que somos, además, el pulmón de la Amazonia, que nos compete a todo el mundo”. Por eso, advirtió que su llamado es a presentar proyectos productivos, tomados todos de las manos.

Para el general Germán López, esta es una forma de hacer visible la necesidad de defender los recursos naturales; “nosotros, como Ejército, estamos muy comprometidos”, expresó al resaltar la Burbuja Ambiental, uno de los espejos que reflejan el trabajo en conjunto por esta causa. “Hay una nueva línea de acción, un plan de operaciones que se llama Artemisa, que va a potencializar nuestras acciones en este sentido”, dijo precisando que a partir del pasado primero de mayo “hay un renglón en nuestra producción diaria de resultados, para fomentar este tipo de acciones”. Entre otros aspectos, anunció que cuentan con un número importante de soldados capacitados en medio ambiente y en unos tres meses habrá alrededor de 180 más, que aportarán a la solución de la deforestación.

Luis Alexander Mejía Bustos, director de Corpoamazonia: Destacó la presencia de 35 personas de diferentes países en la condición de gobernantes, además de comunidades y la institucionalidad local. Desde su punto de vista, es la oportunidad de mostrar alternativas sobre las estrategias que tiene Colombia para reducir la deforestación. Añadió que una de las formas de conservar los bosques es usarlos; “vamos a socializar un plan que ordena los bosques; desde la planificación, hay más de 300 mil hectáreas que serán puestas a disposición de las comunidades, para que en el marco de un convenio puedan ser aprovechadas”.

Crisanto Acuña, secretario de la Asociación Ambiental del Bajo Pato: “Venimos preparados para dar a conocer nuestra problemática ambiental, porque se está criminalizando el campesino, el colono, que siempre ha estado allá y que a esta fecha es el gran enemigo del medio ambiente… Nuestra mano de obra no va ligada a lo individual, sino que va ligada con la ciudad; un campesino no tala 100 ni más hectáreas”, se quejó indicando que esas grandes deforestaciones tienen nombre distinto al del campesino.

Ejemplo a seguir

Diana Carolina Tamayo, directora regional de Acdi/Voca, operadora de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional-USAID, resumió de buena manera la esencia de lo que se busca con todos estos esfuerzos mancomunados: Estamos apoyando a Agrosolidaria Florencia con un proyecto que se denomina “Fortaleciendo la cadena de productos forestales no maderables del bosque. Son 250 familias campesinas que lograron que sus hijos llegaran a niveles de educación superior y constituyeran una planta, la única en su clase, registrada en el departamento”. Complementó al respecto el joven profesional Ricardo Andrés Calderón, precisando que “producimos, transformamos, comercializamos y consumimos productos forestales no maderables, como el copoazú, sacha inchi, ají y otros productos que logramos obtener a través de estas materias primas”.

Agrosolidaria está conformada por 12 grupos asociativos, entre ellos un grupo de investigación de la Uniamazonia (Grupo de Investigación de Biotecnología y Control de Calidad de Alimentos), adscrito al programa de Ingeniería de Alimentos, que cuenta con una gran cantidad de egresados de la UDLA de diversas áreas. “Afortunadamente el evento ha contado con disponibilidad de traductores que han hecho el acompañamiento para facilitar la comunicación; es así como los visitantes internacionales nos confirman que la solución para la Amazonía es a través de sistemas productivos agroforestales que tengan una reconciliación con la Amazonia”, declaró.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.