El Maestro Edilberto Monje reclama construcción de teatro en la Uniamazonia

132

Mientras en Colombia la cultura pierde importantes escenarios y otros apenas se mantienen por la obstinación de sus gestores, en Florencia el maestro Edilberto Monje, un coloso del teatro, libra una lucha casi en solitario para que Caquetá cuente con una sala donde actrices y actores puedan hacer derroche de toda su capacidad histriónica. A nivel nacional, dijo a través de Puntos de Encuentro, hay diversidad de colectivos interesados en presentar sus obras en suelo caqueteño; pero una de las dificultades con la que más tropiezan es la falta de espacios habilitados para ese fin.

El Auditorio Monseñor Ángel Cuniberti, entre otros, no colma sus expectativas porque no es un espacio exclusivo para teatro; tampoco la bodega disponible en la sede centro de la UDLA, pues carece de ciertas prestaciones y su tamaño es reducido. Por eso, considera necesario tener instalaciones propias, y nada mejor que en la Universidad de la Amazonia.

Animado por las dinámicas culturales que se originan en el ámbito universitario -la gran mayoría asociadas a la actividad académica y con impacto en el quehacer de la región-, sostiene que están dadas las condiciones para afrontar ese reto de levantar una estructura donde los artistas locales y de otras latitudes se puedan explayar. Al respecto, afirmó que trabaja en una propuesta que presentará al rector Gerardo Castrillón Artunduaga en los próximos días.

“Llegó el momento de dejar las lamentaciones, en la universidad tenemos que ser la solución de esa carencia de espacios para el arte”, manifestó inconforme porque cumple cerca de 45 años defendiendo esa iniciativa en el departamento sin que hasta la fecha haya resultados tangibles. Los primeros beneficiarios, recalcó, serán sobre todo los niños y jóvenes, privados en gran parte de expresar sus capacidades actorales e incluso de apreciar a otros cuyo talento en ese campo es digno de apreciar.

La presentación de la obra Luna menguante, la noche del jueves 24 de mayo en la sede central de la UDLA, sirvió de excusa para plantear el tema considerando que las propuestas teatrales del grupo que orienta, El Laberinto, han sido objeto de premios y reconocimientos en numerosas ocasiones, incluida esta puesta en escena de la dramaturga Patricia Ariza, que viene de triunfar en el eje cafetero, donde su actriz principal fue exaltada.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.