Festival Internacional de las Artes Minga saca al Caquetá de la cotidianidad

202

El 5 de noviembre se cumplieron cuatro años de creación el Festival Internacional de las Artes Minga cuya cuarta versión se realiza de manera exitosa en Florencia y otros municipios del Caquetá, con epicentro en la Universidad de la Amazonia. Delegaciones de cinco países (Argentina, Uruguay, Eslovenia, Venezuela y México), además de Colombia, ofrecen así un espectáculo multicolor para niños, jóvenes y adultos. 

Un evento de estas proporciones solo es posible a través de la unión de recursos, con una organización digna de grandes capitales; en este caso corre por cuenta de la Fundación Cultural y Social Kuri Pukuska, que ha logrado reunir 86 aliados en el territorio – incluida la UDLA, en cabeza del rector Gerardo Castrillón Artunduaga – y una cifra no menos representativa de aliados nacionales e internacionales. “Es una iniciativa maratónica que demanda tiempo, dedicación… Para nosotros no hay pago más grande que la asistencia de público, el compartir a través de las redes”, dijo el director del festival, el profesor Cristian Fabián Lozada Rojas, al explicar  que de esta forma se busca también contribuir a la buena imagen del Caquetá, más identificado por su importancia en términos de biodiversidad y en apariencia alejado del circuito de las artes.

“Florencia tiene un amplio potencial en esta área y queremos que sea un gran escenario para artistas locales, nacionales e internacionales, y al mismo tiempo contribuir al crecimiento cultural y turístico de la región, dándole relevancia a su cercanía con las comunidades indígenas, por lo cual lo llamamos Minga, que significa reunión”, complementó el joven profesional.

Presentaciones, foros y talleres de música, circo, teatro, danza, cuentería, magia, títeres, bodypaint, pintura, cine y performance hacen parte de esta oferta. Además se realiza la Ventana de Oportunidades Artísticas VOA, un proceso para trabajar en un área poco explorada en esta parte del país, como es la formación de gestores e iniciativas de empresas culturales.

La Minga sorprende a toda suerte de públicos en lugares tan diversos como vías, plazas, escuelas, hogares de la tercera edad y sitios de muy fácil acceso, para que todas las personas se vinculen y puedan asistir sin ningún costo, ya que la apuesta es por una construcción colectiva con la población para crear “un festival de la ciudad para la ciudad”.

“El evento también se ha constituido en  un espacio para fortalecer y proyectar las artes que se gestan en la región, dando apertura a escenarios de retroalimentación y crecimiento profesional”, añadió el director.

El IV Festival Internacional de las Artes Minga comenzó con una preinauguración el 2 de diciembre, cerca de 500 asistentes acudieron al centro comercial Gran Plaza, donde grupos de Extensión Cultural y Bienestar Universitario de la Uniamazonia mostraron lo mejor de su repertorio. En todo este componente cultural igual se destaca por la región el grupo Waira, conformado por estudiantes de la UDLA y liderado por el maestro Yirmar David Solarte.

La proyección de cortometrajes, provenientes de Argentina y obtenidos gracias a un convenio con una plataforma norteamericana de cine, complementa este generoso ofrecimiento que de este modo visibiliza procesos de otras latitudes, específicamente del Sur de América.

Ayer jueves,  en Galería Arte se proyectó la película colombiana El soborno del cielo, dirigida por el maestro Lisandro Duque, y en el auditorio de Comfaca se presentó la Compañía Corpoarte con un espectáculo de danza.

Este viernes, 7 de diciembre,  músicos egresados del Conservatorio del Tolima ofrecerán un concierto y mañana, sábado, bandas de trayectoria nacional e internacional cerrarán con broche de oro el evento en la concha acústica del edificio Curiplaya.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.