La escuela rural, un escenario en la formación de maestros y maestras. (II)

450

NE: Publicamos la segunda parte del relato escrito por la profesora Carolina Cuiéllar Silva sobre la experiencia pedagógica que tuvo un grupo de estudiantes de octavo semestre de la Licenciatura en Ciencias Sociales durante su viaje a la Institución Educativa Rural Los Andes, ubicada en la histórica región de El Pato, en la zona de reserva campesina El Pato – Balsillas, Inspección de Guayabal del Municipio de San Vicente del Caguán.

Para la jornada del viernes (24 de Mayo de 2.019), los y las estudiantes universitarios fueron distribuidos de manera que desarrollaran las actividades algunos en la sede principal en los grado 1º a 9º y otros en las sedes alternas de la Institución; para esto se asignaron grupos de 2 y 3 estudiantes, quienes debieron estar listos (ya desayunados) a las 5 de la mañana y aprovechar el carro de la lechera de la región para que los acercara a las “escuelitas”, en algunos casos además debieron caminar 1 ó 2 horas. Otros grupos llegaron en mixto a la escuela asignada. En cada sitio desarrollaron las distintas actividades programadas, recorrieron las escuela, muchas de ellas con secuelas de la guerra porque fueron bombardeadas o utilizadas como trincheras, sin embargo, hoy se han ido reconstruyendo, los niños de la región están regresando a ellas y en compañía de padres, madres, maestros y comunidad hay una lucha constante y una esperanza por una vida en paz.

El regreso de los estudiantes fue en la tarde, visiblemente conmovidos por la experiencia, por las infinitas sensaciones, emociones y la sensibilidad que les generó esta práctica como maestros y maestras en formación frente a las situaciones particulares de esos niños, niñas y jóvenes que encontraron, para quienes la escuela es en muchos casos la única oportunidad para sacarlos de la guerra, la injusticia y las violencias a que son expuestos.

A nuestros maestros y maestras en formación no les afectó el cansancio físico que produjo la jornada, lo que señalaron insistentemente fue la alegría de compartir en las aulas, ver la disponibilidad de los maestros y maestras en las escuelas, el agrado y la disponibilidad con la que organizan su trabajo en medio de condiciones adversas, dónde lo humano cobra verdadera importancia en las distintas interacciones y relaciones que en un amplio horizonte de Paz, les permite transformar la vida cotidiana y la vida familiar, términos de Alvarado (2012) “ámbito colectivo y afectivo en el que se articulan las estrategias de protección y de resistencia a la violencia política, un ámbito en que los niños y las niñas se forman, en el que desean estar para crecer y estudiar”.

Concluido el trabajo central focalizado en la escuela, en la siguiente jornada en un ejercicio de reconocimiento del territorio, se tuvo la posibilidad de intercambiar saberes y experiencias en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) Óscar Mondragón, ubicado en la Vereda Miravalle en la misma región del Pato, espacio conformado en el marco del acuerdo de Paz entre el Estado Colombiano y la Farc, para capacitar a los integrantes de las FARC-EP en su reincorporación a la vida civil, preparar proyectos productivos y atender las necesidades de formación técnica de las comunidades aledañas, en un modelo de reincorporación comunitaria, de conformidad con el Decreto 1274 de 2017 y el Decreto 2026 de 2017.

Hay que decir que estar en territorio permite comprender por qué los acuerdos de paz son la esperanza para la región y para el país, es observar el compromiso de los y las excombatientes con el proceso de reincorporación a la sociedad civil, aun cuando desde muchos sectores de la sociedad y el gobierno, ajenos al territorio, le apuestan a la guerra. Las historias de vida de cada uno de los excombatientes son historias de violencia, de exclusión y de injusticia en una sociedad que les fue cerrando todos los caminos y los arrojó a la guerra. Muchos de ellos no tuvieron nunca el derecho de asistir a la escuela, así lo narra Rodolfo “somos un puñado de exguerrilleros que estamos tratando de resistir aquí, yo no pude estudiar nunca como ustedes los universitarios, a mí me tocó otra cosa”.

En cada uno de ellos se observa la necesidad de ser escuchados e indudablemente su decisión de no volver a la guerra, hacen un esfuerzo por trabajar con proyectos productivos desde iniciativas productivas propias, iniciativas con líderes de la zona y la ayuda de otros países, especialmente Noruega, Gran Bretaña y Costa Rica, igualmente algunos empresarios en Colombia han mostrado el apoyo porque están decididos a apostarle a la Paz. Son conscientes que hay grandes saboteadores del proceso quienes quieren que ellos regresen a la lucha armada, sin embargo, es contundente la decisión de estos excombatientes de apostarle a la paz y a la reconciliación, es un proceso que está contemplado en los acuerdos a 15 años, sin embargo, solo reclaman garantías jurídicas y garantías para estar en la región, cualquier otro asunto están dispuestos a superarlo para la construcción de una sociedad en Paz. La dimensión contemplativa también hizo parte de la salida, porque es estar inmersos y adentrarnos la majestuosidad del paisaje, el clima, las montañas, la selva, y sus cascadas enclavadas en la cordillera oriental en una suerte de alegoría a la vida y a la madre tierra, que nos recuerda el carácter perecedero de la existencia, pero sobre todo nos recuerda que de las riquezas del territorio no deben disponer los capitales dueños del mundo, al contrario, preservar y conservar esas riquezas es la única garantía de la sobrevivencia de la humanidad y en este caso de los territorios.

Bibliografía Alvarado, S, Luna M, Ospina, H, Patiño, Quintero, M, Ospina, M, (2012). Las escuelas como territorios de paz. Construcción social del niño y la niña como sujetos políticos en contextos de conflicto armado. Clacso. Buenos Aires. Documento Maestro (2018). Proyecto Curricular Licenciatura en Ciencias Sociales. Universidad de la Amazonia, Florencia (Caquetá). Espinosa Zid, R. A., & Rios Higuera, S. (25 de Abril de 2019). El diario de campo como instrumento para lograr una práctica reflexiva. Obtenido de Consejo Mexicano de Investigación Educativa: http://www.comie.org.mx/congreso/memoriaelectronica/v14/doc/1795.pdf Mejía, M. R. (2012). Sistematización. Una forma de investigar las prácticas y de producir saberes y conocimientos. La Paz: Ministerio de Educación.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.