“Los colombianos estamos llamados a tejer la palabra”

47

La cultura de paz, la educación para la paz y la pedagogía de paz son desde este lunes 11 de marzo ejes temáticos centrales de la primera parte del espacio radial “Puntos de Encuentro”, de la Oficina de Paz-UDLA, que se transmite por la Emisora 98.1 FM, de acuerdo con la modificación de sus contenidos acordada durante la última reunión de sus realizadores.

Bajo la orientación de la profesora Carolina Cuéllar Silva, magíster en Educación y Cultura de Paz de la Universidad Surcolombiana, el espacio propenderá por la educación como instrumento para la construcción de la justicia social, la promoción de los Derechos Humanos y la responsabilidad para madurar la solidaridad y alcanzar la convivencia con los demás y con la naturaleza.

En la apertura de la nueva franja del programa, la profesora Carolina invitó al diálogo, vía telefónica, a la profesora Míriam Oviedo Córdoba, directora de la maestría en Educación y Cultura de Paz de la  universidad Surcolombiana, quien tras coincidir en que históricamente se ha construido en el territorio nacional una cultura de la violencia, afirmó que “en Colombia ha existido una cultura hegemónica que promueve las violencias. Consideró que esas posturas guerreristas, que van en contra de los acuerdos de paz, contribuyen a generar imaginarios culturales que generalmente terminan sedimentándose en la vida familiar y comunitaria, fortaleciendo la violencia en la que hemos vivido”.

La docente Míriam Oviedo –quien además es psicóloga de la Universidad de los Andes con especialización en Proyectos Educativos y Comunitarios, especialista en Prevención del Maltrato Infantil, magíster en Educación y Desarrollo Comunitario, doctora en Niñez y Juventud y posdoctora en Ciencias Sociales– reconoció la importancia del uso de la palabra como instrumento de diálogo para buscar la conciliación. Las palabras crean realidades, edifican formas de pensar, representan posturas políticas, dijo al hacer alusión a una “pacicultura de la palabra”, que va en contraposición con el lenguaje guerrerista.

En ese sentido, añadió, hay que aprender a discutir; “sabemos pelear, pero no discutir, y a través de la pedagogía de la palabra pacicultora uno podría generar espacios de debate y resignificar eso de la discusión porque siempre pensamos que hablamos para ponernos de acuerdo, pero es que uno habla para poder transitar la palabra”, manifestó al invitar a aprender de los indígenas: “ellos tejen la palabra, dejan que transcurra, que cobre vida”.

Por su parte, la profesora Cuéllar Silva destacó la labor que realizan docentes y semilleros de investigación en zonas como el Caquetá, y más cuando se le da prioridad al sujeto, como sucede con los semilleros que orienta el programa de Ciencias Sociales. Al respecto, explicó que todos los docentes de la licenciatura hacen parte de un sólido grupo de investigación con cuatro semilleros, uno de Historia y memoria, otro de Drogas y cultura, uno más de Género y paz y el cuarto de Educación para la paz. Dos proyectos de investigación sobresalen en este contexto: Geopolítica de las emociones y Pedagogía de las emociones, proyectos que trabajan sobre todo con maestros rurales del departamento.

El proyecto radial hace parte del desarrollo misional de la Oficina de Paz como es el trabajo dirigido a la erradicación de la violencia, para desaprender la guerra e identificar las causas de los conflictos, en la perspectiva de aprender a resolverlos, tramitarlos y transformarlos a través del diálogo permanente.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.