Universidad de la Amazonia sobresale en Concurso Internacional Júnior de Derecho Procesal Constitucional

727

Ante notables exponentes de talla nacional e internacional se midieron con éxito estudiantes de la UDLA en el Décimo Concurso Internacional Júnior de Derecho Procesal Constitucional, realizado en Bogotá durante los días 22, 23 y 24 de mayo. Tres temas expusieron integrantes del grupo de investigación y semillero FIBIDE ante el exigente jurado y un público selecto, luego de un año de preparación; un honroso segundo lugar resume el tamaño de su gesta, superando a connotadas universidades como La Gran Colombia, la Libre, la Católica y la Cooperativa, entre muchas otras.

El rector Gerardo Castrillón Artunduaga aplaudió este nuevo galardón reconociendo el esfuerzo de docentes y estudiantes, quienes así contribuyen al posicionamiento de esta joven casa de estudios; “como programa de Derecho, eso es extraordinario; como universidad, nos da relevancia”, expresó.

Los créditos son también para la Vicerrectoría de Investigaciones, que otorgó el aval y el respaldo necesario para participar, lo cual contribuye a la formación de los profesionales, calificados para competir en escenarios internacionales en la parte jurídica, con resultados que trascienden en lo académico y lo profesional.

Trabajo en equipo

En seis, de los 10 años, la UDLA ha alcanzado podio en este concurso: primer lugar en dos ocasiones, tres segundos lugares y un tercero; eso dice mucho de la formación que ofrece el programa. El nombre de la ponencia que permitió esta vez tan destacada figuración se denominó “La corrupción como una justificación para restringir derechos políticos en Colombia”.

Cada intervención en el estrado otorga la posibilidad de salir en hombros, literalmente, o caer en franca lid; amplios conocedores del derecho revisan detalle por detalle, sin margen de error, reparando ante todo en la capacidad argumentativa. Por eso, es digno de reconocimiento que tres estudiantes de la UDLA hayan sobresalido este año en oralidad, aclarando que llegar a ese punto fue producto del trabajo de 10 personas, cada una devorando libros, interiorizándolos e intercambiando ideas.; “se comprometieron, porque este es un sueño de todos”, dijo la directora del grupo, Diana Marcela Peña, quien ha cultivado en sus alumnos el amor por la academia y la investigación como un estilo de vida.

Planificación

Según explicó la docente, la planeación fue determinante; “fijamos una fecha en coordinación con los tiempos de los estudiantes e hicimos una primera evaluación, nos evaluamos nosotros mismos, los estudiantes se hacen preguntas y entre ellos se fijan retos difíciles”.

Con un nivel de aprendizaje elevado, añadió, ella  formulaba preguntas abiertas de interpretación, traía a colación fechas de sentencias, antecedentes y todo cuanto fuese necesario hacer para estar en capacidad de competir. “Cuando se llega a ese nivel, empezamos fuerte con la oralidad, iniciamos con la construcción de la ponencia de la sentencia, encontrar la estructura, conceptos generales, luego el problema jurídico y la solución”. Cada solución tenía que estar respaldada con argumentos jurídicos de impacto, capaces de arrebatar el ánimo del impasible jurado.

El concurso es similar en su estructura año tras año, dividido en cuatro etapas: primera, dos rondas de preguntas; segunda, exposición de sentencias, con una duración máxima de cinco minutos; tercera, exposición de microponencias, se distribuyen 10 temas para manejar dentro de cada grupo de investigación a nivel nacional; cuarta, ponencia final en la cual se designa un representante de cada grupo.

Tres casos

“Este año planteamos, en el caso de Gustavo Petro, el diálogo entre las cortes partiendo de que tenemos unos tribunales internacionales y unos tribunales internos que resulta necesario que dialoguen para buscar la protección real y efectiva de lo que es el principio pro homine o pro persona”. Hizo así referencia a La sanción de destitución e inhabilidad que ordenó la Procuraduría General de la Nación contra Gustavo Petro, como alcalde de Bogotá, en el tiempo en que Alejandro Ordóñez era jefe del Ministerio Público.

En el segundo caso, continuó, “hablamos de la reparación diferencial a las comunidades indígenas, a partir de la Corte Interamericana, con un enfoque diferencial. Analizamos diferentes sentencias de la corte Interamericana donde, si bien es cierto se ha respaldado a nivel jurídico la reparación integral de las comunidades indígenas, tampoco se ha visto que las reparaciones hayan logrado un efecto importante, porque cada comunidad tiene una cosmovisión diferente con relación a su territorio, lo que lleva a que debería preguntarse las comunidades indígenas cómo serían reparadas”. Hay eventos en que se repara desde la educación, pero no conforme a las convicciones y cosmovisión de la comunidad indígena, sino una educación occidental, manifestó.

Un último caso fue el de la Amazonia como  sujeto de derechos y las consultas populares como un retroceso a lo que ha sido esa posición ecocéntrica antrópica que manejó la Corte Suprema de Justicia. “Esa preparación es el resultado de mucho esfuerzo de todos los estudiantes; somos como una familia, así se consolidan esas relaciones de afectividad”, indicó la directora del grupo resaltando que los concursos son una forma de visibilizar tanto el programa como la universidad al tiempo que se fortalece la oralidad de los estudiantes; “hace que los estudiantes pierdan los nervios, sepan expresarse en público, estructuren sus intervenciones, potencialicen sus habilidades, lo cual se verá reflejado en su vida”.

Una imagen vale más que mil palabras

¿Qué tiene que ver el realismo mágico de Macondo con Gustavo Petro? En apariencia, nada; pero sí para la Universidad de la Amazonia, que a través del grupo de investigación y semillero FIBIDE logró esta hazaña inspirada en parte por el resplandor de García Márquez. La profesora Diana Marcela Peña explicó que en la intervención de Felipe Burbano Ramírez, estudiante de sexto semestre, “utilizamos una sentencia, que fue la de Macondo; en una parte de la intervención planteábamos que el Consejo de Estado nos prometió no ser Macondo, pero una vez más nos recordó que Macondo es la ficción más llena de realidad y esa realidad es Colombia”. Esa provocadora figura, jugando con el virtuosismo de la literatura y el rigor del derecho, facilitó escalar a la siguiente ronda; “fue como un referente representativo en la intervención del estudiante, ver a los jurados como recibieron la intervención fue gratificante para nosotros como grupo”, exclamó Diana Marcela Peña.

A la fase final del concurso llegaron, en primer lugar, Universidad La Gran Colombia seccional Armenia; segunda, Universidad de la Amazonia y, tercera, la Universidad Libre de Cali.

La voz del protagonista

“A pesar de que somos una universidad de provincia, hemos demostrado que tanto a nivel nacional como internacional alcanzamos un gran escalón”, declaró el estudiante Felipe Burbano Ramírez, fascinado de poder departir con ponentes de Brasil, Italia, España, Argentina, México, Paraguay y Perú entre otros.

“Se establecieron 12 problemas jurídicos con 12 posibles soluciones… en mi lugar, se hizo el desarrollo de la sentencia del caso Gustavo Petro ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Fue destituido por el entonces procurador general de la nación por vía administrativa, lo cual no es posible puesto que está contrariando uno de los artículos de la Convención Americana de Derechos Humanos, ratificada por Colombia hace algunos años”, comentó puntualizando que el artículo 23 dice que por vía administrativa no es posible destituir a servidores de elección popular; esto es competencia de un juez de la República.

Lo que viene

El Programa de Derecho de la Uniamazonia tiene previsto, en pocos días, hacer una convocatoria para que nuevos estudiantes se vinculen al semillero y al grupo de investigación; así se prepara un relevo, dando oportunidad a nuevas figuraciones. Un desafío similar al concurso señalado está en la mira, por invitación del Instituto Colombiano de Derecho Procesal; será en septiembre cuando una vez más los estudiantes de Derecho de la UDLA librarán un pulso con los más calificados exponentes. Un nuevo chance para demostrar de qué están hechos, en lo individual, lo mismo que en lo colectivo.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.